Como continuación de lo comentado en la parte 1 de esta entrada, una colección de slot aporta valor, y el descubrimiento en algunos casos de conocer a gente que está igual de loca que tú por este hobby. Y cualquier locura que hayas podido imaginar en tu cabeza es inmediatamente superada nada más visitar cualquier evento o congregación de discípulos de esta alocada religión nuestra que es el slot. 

 

  • ¿Qué te puede aportar una colección de coches de slot? Diversión y aprendizaje en muchas niveles y vertientes:
    • Admirar tus bólidos favoritos luciendo impecables en un mueble o vitrina, e investigar la historia real detrás de cada uno de ellos. Documentarte es un bonito ejercicio para entender el contexto histórico del modelo real en el que se inspira tu réplica, y descubres historias fascinantes así como anécdotas de los modelos de verdad que inspiraron a esa reproducción a escala 1:32 que posees.
    • Organizar carreras domésticas y, ¿quién sabe? enganchar a más gente al hobby. 
    • Y si tienes interés en ir un paso más allá, aprender a preparar y optimizar los coches para enfrentarte con garantías en eventos de cierto nivel. La mayoría de coches recién sacados de la caja, precisan de ajustes extra para extraer todo su potencial. Donde más vas a aprender es sin duda en un club, a través de los “sospechosos habituales”, es decir, los viejos lobos de la especialidad. ¿Tienes cerca un club de slot?
    • Valora inscribirte en un club de slot. El nivel de diversión, conocimiento técnico y competitividad suele ser alto, y no hay nada como aprender de los expertos que vas a conocer en dichos lugares. Eso te va a ayudar a desarrollar tu criterio propio, es muy importante desarrollar tu propia habilidad, no que te toque otro el coche y te lo deje todo hecho. Aprende, equivócate, experimenta. Y en dicho club aprenderás cuestiones relativas a la organización de carreras. No tiene nada que ver con correr en el circuito de tu casa. 
    • Restauración: Probablemente, algunas de las piezas que adquieras sean de segunda mano, y en función del estado de la pieza, decidas restaurar. Es un proceso muy agradecido el de buscar soluciones para devolver una pieza a un estado óptimo de funcionamiento.
    • La búsqueda de “unicornios”: muchas veces, hay modelos en particular que se nos resisten, o que al estar descatalogados no aparecen a la venta, lo que nos obliga a un rastreo persistente. El simple hecho de conseguirlos es fuente de satisfacción extra. Aquí entra en juego una saludable red de amistades, que te ayudará a localizar ese objeto de deseo.

Como veis, una colección de coches de slot es una lanzadera hacia múltiples formas de diversión.