¿Quién de nosotros no se acuerda de nuestro primer coche de slot? ¿De ese coche que te dejó extasiado al otro lado del escaparate y que acabó siendo tuyo? Para aquellos que hayamos sido fieles al hobby (bien desde la niñez, o recuperando esa afición con algunas canas – y kilos- de más), con el paso del tiempo, te das cuenta que has creado una cierta colección (donde el número o volúmen es relativo; lo importante es el cariño a tus piezas).

DSC_0065

Cada uno de nosotros llega al slot por vías diferentes, pero el elemento común a todos nosotros es la pasión por el automovilismo, con diversidad de estilos. Por un lado tenemos al coleccionista culto e informado muy dado al vocabulario de vanguardia: “¡Ojo!, este motor va en posición anyelgüingel(o sea, motor en ángulo, pero decir anglewinder es más molón)”; por otro, el que tiene coches de slot porque “molan y chanan un montón”, y que con desusada elegancia lanza el retador mensaje “Te voy a fundir chaval”. Este hobby consigue que estos caracteres tan contrapuestos coincidan en algo: coleccionan coches de slot y compiten en pista. Es increíble la variedad de perfiles aficionados a este hobby.

DSC_0014

En esta ocasión voy a compartir indicaciones que considero útiles para cualquier tipo de coleccionista. Puede que a primera vista parezcan observaciones que caen por su propio peso, o parezcan obvios, o incluso triviales. Pero bajo mi punto de vista, ayudan a que coleccionista y colección crezcan y se desarrollen, cada uno a su manera.

  • Variedad disponible: Hoy en día en el mercado nacional, se dispone en catálogo de prácticamente todas las disciplinas automovilísticas que uno pueda imaginar a nivel general: Rallyes, Fórmula 1, Nascar, Turismos, Resistencia (antes Grupo C y ahora LMP), Rallycross, Raid (este último, es en sí un mundo aparte que merece análisis en otro artículo). Hay para todos los gustos. Y a nivel minoritario, tenemos también creadores de resinas para esos modelos que no aparecen en las grandes marcas.
  • Economía: Es la dura realidad, ya que, a no ser que dispongamos de presupuesto ilimitado, somos conscientes de que si bién todo entra por la vista, hay que ir paso a paso (como en todo en la vida). Y por ello, es importante tener claros los gustos y preferencias, a la hora de priorizar para obtener el mayor grado de satisfacción. Los precios de coches nuevos de determinadas marcas pueden parecer caros, pero se paga por la calidad que viene de la mano de un alto nivel de desarrollo y precisión en su montaje y componentes. Pero nos encontraremos con coches con un gran compromiso entre economía y diversión (esto merecerá un artículo aparte).
  • Elige bien donde comprar: Hoy en día, desde el teclado de un ordenador, accedemos a un sinfín de webs tanto de tiendas especializadas, así como de webs de venta de segunda mano. Solo recomiendo la segunda opción si es a través de conocidos con seriedad contrastada. Personalmente, yo procuro ir a la tienda siempre que puedo. Aprender en vivo, y dejarte asesorar enriquece tu conocimiento del hobby. El proceso actual de la venta on-line si bien es cómodo, me parece frío en líneas generales para quien se inicia.
  • Censa en todo momento tu colección. Con la ayuda de un gestor de colecciones, o con una hoja de cálculo. Y hazlo a medida que vas ampliando la colección. No dejes esto para el último momento, porque te va a ayudar muchas veces a la hora de afinar tu criterio de futuras adquisiciones. Es otra herramienta que te ayuda a darte cuenta de la dimensión real que adquiere tu colección.
  • Aplica tus gustos, mantén un criterio de selección. Esto es un aspecto muy personal. Hay gente a la que le gusta el automovilismo en general, hay quien adora una disciplina en particular, los coches de un patrocinador o color concreto, o los coches de la trayectoria de un afamado piloto. Hay gustos para todo, y tu propio gusto puede evolucionar con el tiempo.

Una colección de slot aporta valor, no solo como algo estático y decorativo; hay muchas posibilidades de diversión. ¿Por qué? Lo abordaremos en detalle en la siguiente entrega.

Sólo en una carrera de slot te atreverías a enfrentar un Renault Megane contra un Ferrari F50, un Lamborghini Murciélago, y un Porsche 917.